Economía
November 13, 2020

Presupuesto pensado a 5 años. Qué hacer y qué no.

Somos una generación distinta a la que nos antecedió, Sin embargo, es fundamental hacer un presupuesto a mediano plazo para trazar las metas que queremos lograr.

2 min.
min. de lectura

Generalmente se refiere a cinco años cuando hablamos sobre un “mediano plazo”, y se trata de un tiempo considerablemente importante, porque en este lapso de tiempo, es que podemos realmente ver los resultados de nuestras decisiones previas, ya sea para bien, o para mal.

Por eso es tan importante empezar desde hoy a forjar un presupuesto, así como una lista de metas que queremos alcanzar dentro de cinco años, pues cada decisión marcará la pauta de aquel futuro no tan lejano.

No importa mucho la situación en la que te encuentres, ni la edad que tengas el día de hoy. Lo más importante es hacer tomar las riendas sobre tu destino.

Algunas de las cosas fundamentales que debes y no debes hacer son:

1.       No pospongas tus deudas: nada peor para el estrés y la incertidumbre, que deberle dinero a alguien o a alguna institución. Antes de comenzar, pon en orden tus finanzas; haz una lista de ingresos frente a una de gastos –reales- y a partir de ahí, puedes hacer un plan de pagos para liquidar cuanto antes tus deudas.

2.       De tu lista de ingresos y tu lista de gastos, resta los créditos a mediano o largo plazo que tengas (becas, autos, etc); y estudia qué tan certero es que dentro de cinco años, sigas teniendo los mismos ingresos. En pocas palabras, estudia la estabilidad laboral en la que te encuentras, y crea un plan “b” en caso de que necesites prescindir de ese sueldo.

3.       Establece una meta (por ejemplo, el enganche de una casa), y decide la cantidad mensual que vas a destinar para que en menos tiempo de lo que imagines, tus metas sean realidades tangibles.

Pensar en cinco años puede parecernos una eternidad, y sin embargo, cuando no planificamos nuestro futuro, este llega demasiado rápido y nos toma por sorpresa. La única manera de contrarrestar esta sensación, es por medio de la planificación.

Poner en orden tus finanzas, estudiar tu estabilidad económica, hacer un prorrateo de ingresos y gastos y establecer metas claras son algunas de las cosas que debes tomar en cuenta a la hora de fijar un presupuesto a cinco años.