Economía
August 30, 2020

Corrección de hábitos millennials para mejorar costos dentro y fuera de casa

Diversos estudios apuntan que los millennials tienen poca cultura de ahorro, y que salen de casa de sus padres más tarde. A continuación, un vistazo más profundo a su comportamiento de gastos.

2 min.
min. de lectura

Mucho se dice sobre la renuencia de los millennials a permanecer en un trabajo “de 9 a 6” y de atarse a un trabajo que los satisface personalmente. Sin embargo, poco se dice sobre la enorme rotación de puestos en las empresas, la poca estabilidad que otorgan realmente las empresas.

Además, muchos jóvenes no dudan en externar sus preocupaciones más profundas: los salarios apenas alcanzan para pagar las rentas, y es casi imposible pensar en comprar una propiedad, y aún más imposible suena retirarse con dignidad.

Ahora bien, ante este panorama un poco desalentador, habrá que empezar primero por entender que la economía y el mundo están cambiando, ahora más que nunca. Que si bien no nos tocaron las condiciones de la generación anterior, tenemos que acostumbrarnos a un nuevo estilo de vida, en donde el trabajo remoto y las profesiones freelance, lejos de verse como “inestables” o de personas que poco compromiso tienen con su trabajo son más bien el futuro: uno que responde a nuevas necesidades y nuevas circunstancias.

Y si bien un estilo de vida en un escritorio casi diez horas al día, en donde perdemos de una a cuatro horas en el tráfico era casi insostenible, la oportunidad de encontrar profesiones digitales y puestos remotos, nos abre también la posibilidad de ahorrar gastas de muchas formas (transporte, gasolina, comida, etc), y dar espacio para empezar a ahorrar aunque sea un pequeño porcentaje de nuestro sueldo, cuando antes apenas llegábamos a fin de mes.

Otra forma se optimizar nuestros gastos es tomar el café de la casa en vez de comprar cada día en la cafetería, hacer una lista de cada uno de nuestros gastos para ver cuál es imprescindible y en dónde podemos ahorrar.