Economía
December 27, 2020

Consejos administrativos con roomies y tips para continuar tu plan de inversión

Cómo mudarte con roomies sin morir en el intento, y sin destrozar tu cartera. Te damos algunos consejos para que la convivencia y tu situación financiera, se mantengan saludables.

2 min.
min. de lectura

Si tomamos en cuenta el sueldo promedio de un egresado universitario, versus la renta promedio en distintas zonas de la ciudad, el panorama es toso menos alentador. Es por esto que necesitas un buen plan de finanzas antes de mudarte, para que no tengas ningún problema, y que incluso, puedas ir ahorrando para tu futuro.

Mudarte con compañeros de departamento es quizás la mejor opción si decides salir del nido de tus padres por primera vez, dividir la renta entre tres (o cuatro) es mucho más fácil y llevadero. Sin embargo, al ser más personas, esto podría también llegar a acarrear problemas, por lo cual, es muy importante que establezcan reglas bien claras antes de firmar el contrato:

Deben asegurarse qué gastos corresponden a cada quién o si van a dividirse por partes iguales la luz, el gas, internet, etc. Además, si alguna de las recámaras cuentan con baño propio y otras no, es importante determinar el valor de cada recámara y lo que va a pagar cada inquilino.

Asimismo, resulta fundamental que cada uno de los que van a compartir renta, tengan ingresos fijos. No importa si eres freelance o trabajas por proyecto, siempre y cuando puedas cumplir con tu parte de la renta, para no meter a los demás en problemas.

Ahora viene el consejo quizás más difícil de seguir de todos, pero es sin duda el más gratificante. Vale la pena ahorrar en amueblar y en los gastos cotidianos. De hecho, te recomendamos que el monto de la renta sea menor del 30% del total de tu ingreso fijo mensual, para que puedas destinarle, aunque sea, el 10% para ahorrar en tu futuro. De esta forma, podrás empezar a pensar en un par de años, en pagar el enganche de un departamento propio.