Economía
March 1, 2021

¿Cómo seguir con un plan de inversión después de comprar casa?

El momento de comprar una propiedad puede ser la tentación perfecta para dejar de ahorrar y consentirnos un poco; llevar a cabo un plan con nuevas metas puede fortalecerte financieramente.

2
min. de lectura

Al comprar una casa, lo último que debes de pensar es en abandonar tu plan de inversión, todo lo contrario, es el momento perfecto para renovarlo y echarlo a andar.

Comprar una propiedad es una de las metas más satisfactorias de alcanzar debido al esfuerzo y la responsabilidad que implica. Sin embargo, una vez logrado este objetivo, no es el momento de dejar tu plan de inversión; al contrario, ahora más que nunca debes seguir estructurando metas a futuro.

Tal vez te imaginaste que el momento en el que llegaras a comprar tu primera propiedad, sentirías por fin “libertad financiera” y podrías gastar tu dinero en algún lujo o capricho.

No es que esto no pueda ser así, de hecho, el problema radica en asociar la palabra libertad como lo contrario a la prohibición o carencia. Pero seguir con un plan y fomentar tu salud financiera es precisamente lo que te va a garantizar una verdadera libertad económica, y lo mejor, que será a largo plazo.

Una vez que termines con esa gran inversión, sería recomendable hacer un reajuste de tus finanzas, algo así como un “escaneo” de tu salud financiera para poder ver con qué margen de recuperación contamos.

Ya que tengas muy en claro tu situación actual, te encuentres libre de deudas, etc, debes tomar en cuenta de que la inversión sigue. Los gastos previstos o imprevistos en esta etapa serán bastantes, desde hacer los arreglos necesarios para adecuar la casa, los electrodomésticos y muebles que necesitarás comprar, la inversión destinada a la decoración… y muchas cosas más.  

Una excelente idea es crear un fondo para adecuar y amueblar tu nueva propiedad. Sala, electrodomésticos, la decoración perfecta... destina un pequeño porcentaje de tu ingreso mensual para no descapitalizarte.

Por último, una de las mejores decisiones que puedes tomar es hacer un plan de negocios con tu inversión (como rentar tu propiedad, por ejemplo), para que tu objetivo de invertir en una segunda propiedad sea una meta realista, pero sobre todo, abarcable en un lapso de tiempo no muy lejano.

Recuerda que tu plan de inversión no termina cuando logras comprar tu primera propiedad; al contrario, lo puedes ver como el momento perfecto para llevar tus objetivos al siguiente nivel y crecer tu patrimonio más que nunca.